OCDE recomienda a Chile igualar edad de jubilación de hombres y mujeres

La organización indicó que ampliar la edad de jubilación, especialmente en el caso de las mujeres, podría incrementar el PIB per cápita en un 0,6% tras 10 años.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) abordó la temática de las pensiones y reafirmó la idea de incrementar progresivamente y unificar la edad de jubilación de mujeres y hombres.En su informe ‘2018 Estudio Económico de Chile’, comentó que ‘el sistema privado de pensiones no hace lo suficiente para reducir las desigualdades, y el envejecimiento de la población ejercerá una mayor presión sobre el gasto público’.

En este sentido, agregó que las principales recomendaciones para abordar esa problemática son aumentar las contribuciones para elevar el ahorro de cara a la jubilación; seguir incrementando el pilar solidario financiado a través de la tributación general; e incrementar progresivamente y unificar la edad de jubilación de mujeres y hombres’.

Explicó que ‘el sistema privado de pensiones chileno, que se complementa a través de un pilar solidario público, proporciona modestas pensiones para los individuos de ingresos medios.

Las reducidas contribuciones, la baja edad de jubilación fijada en los 60 años en el caso de las mujeres (65 años en los hombres), y unas importantes brechas de contribución a causa del empleo por cuenta propia, el empleo informal, el desempleo o la inactividad profesional reducen las pensiones por jubilación, sobre todo en la mujer. En caso de no adoptarse reformas, la tasa de sustitución proyectada para un individuo que se jubile dentro de 40 años es baja según el modelo de pensiones de la OCDE’.

La organización remarcó que ‘la adopción de un proyecto de ley de 2017 mejoraría las tasas de sustitución de las pensiones y la equidad para los individuos de ingresos medios y complementaría el pilar solidario público de 2008 que ha contribuido a reducir la pobreza durante la vejez. Coherente con las recomendaciones anteriores de la OCDE, el proyecto de ley de 2017 prevé un incremento gradual de las contribuciones obligatorias de los empleadores de cinco puntos porcentuales hasta 2021 así como un aumento de la cota máxima de las contribuciones en los trabajadores de rentas más altas’.

En esta línea, añadió que ‘en líneas generales, estas medidas irían en la dirección correcta. No obstante, ampliar la edad de jubilación, especialmente en el caso de las mujeres, podría incrementar el PIB per cápita en un 0,6% tras 10 años’.

‘Vincular la edad de jubilación y la esperanza de vida también contribuiría a mantener unas tasas razonables de sustitución por pensiones y mejoraría la sostenibilidad a mediano plazo.

Asimismo, si se incrementara aún más la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario, se reduciría la pobreza durante la vejez, aun cuando un elevado incremento podría generar efectos negativos en las finanzas públicas, en el ahorro de los hogares y en la formalización. La OCDE también recomendó que se ‘separen las fuentes de financiamiento para las pensiones públicas contributivas y no contributivas’.