Demencia, prioridad en la agenda pública

Red MayorMagallanes, como región afecta al envejecimiento poblacional, debe comenzar a hacerse cargo de problemas relacionados con aquel fenómeno, adaptando oportunamente sus políticas, instituciones y servicios.

La salud es una de las áreas que más desafíos tiene que enfrentar y, dentro de éstos, una de las problemáticas es la demencia, que, a nivel mundial, reportaba cerca de 35,6 millones de personas viviendo con alguna manifestación de este mal en 2010. Cada año, además, se registran 7,7 millones de nuevos casos, lo que implica que cada cuatro segundos se detecta un nuevo caso en algún lugar del mundo.
En Punta Arenas, las estadísticas arrojan a 656 personas diagnosticadas de algún tipo de demencia y la preocupación que existe a nivel local y nacional es que la tasa de crecimiento es de tal magnitud que requiere una acción inmediata.

Por ello, es que debe celebrarse que se haya presentado en Magallanes el Plan Nacional de Demencia y que en el Hospital Clínico se haya creado la Unidad de Memoria.
Implementar este plan en la capital de Magallanes implicará una inyección de recursos para atender a los pacientes que arrojan algún grado de deterioro cognitivo de forma más integral, incluyendo en tal servicio a quienes los cuidan.

Es obvio que en todos los países se tiene que incluir la demencia en las agendas públicas, pero muchas veces este tipo de patologías había quedado en la trastienda y oculta en la intimidad de los hogares. Igualmente, poco espacio y recursos se han estado destinando a algo tan esencial como es la prevención.
La implementación regional del Plan Nacional de Demencia quiere, así, responder a tal compleja realidad y, a través de coordinaciones a diferentes niveles, poder asegurar a cada magallánico un envejecimiento positivo, promoviendo una sociedad más amable hacia estas patologías e invirtiendo en sistemas sociales y de salud para mejorar la atención y los servicios.

 

Medio: laprensaaustral.cl